El tiempo pasa a una velocidad abrumadora, y cuando tienes hijos se multiplica aún más. Quieres guardar cada segundo con ellos, cada gesto y cada sonrisa de ese pequeñín que cada día está más mayor. Esos momentos se quedarán con nosotras, pero la fotografía tiene el superpoder de guardar esos recuerdos para siempre.

Por eso os animo siempre a tener recuerdos familiares juntos, de esos que llenan álbumes y ganan valor cuando pasan los años. Y si, los miembros perrunos de la familia, también están invitados  : )

Estefanía me escribió porque quería un tipo de fotografía diferente con su familia, sin posados ni nada muy estático. Ellos querían fotos naturales con sus peques, verles jugar y divertirse. La fotografía con niños no es para nada tranquila, pero con ellos fue una verdadera gymkana. Los niños pequeños tienen su propio ritmo y adaptarse a ellos hace que todo sea más fácil y divertido.

Además, estar en un entorno precioso como es la costa del norte hace que todo sea una aventura para ellos. Lo pasamos en grande en su sesión familiar al aire libre, y qué bonita luz tuvimos (seguida de una tremenda tormenta de verano de la que a duras penas pudimos escapar, cosas que pasan en el Norte :P)

¡Feliz de poder contribuir con vuestro legado familiar!

Todas las historias merecen ser contadas, y me encantaría contar la vuestra.

Otros recuerdos en familia

Si os habéis quedado con ganas de más, aquí tenéis algunos de mis últimos reportajes de familia. ¡Espero que os gusten!
En la cabecera encontraréis otros de mis trabajos, como reportajes de boda, fotografía de pareja, sesiones de embarazo, y mucho más.